MANUAL DEL COVID-19 para DUMMIES. “Cómo frenarlo en 3 páginas”

MANUAL DEL COVID-19 PARA DUMMIES

¿QUÉ ES?

El virus SARS-CoV-2 y que produce la enfermedad COVID-19, es un agente infeccioso microscópico acelular, que solo puede replicarse dentro de las células de otros organismos.

Está constituido por ARN, rodeado de una cubierta o capside y un sistema de anclaje en forma de corona para fijarse a la célula que va a parasitar.

Una vez infectada la célula y antes de destruirla, la pone a su servicio haciendo que sólo sintetice su ARN, formando nuevos virus que infectarán otras células, poniéndolas nuevamente a su servicio y destruyéndolas posteriormente. Un sistema infalible; y letal para cualquier organismo.

¿CÓMO PUEDO DEFENDERME DE ÉL?

En la mayoría de las infecciones virales, los tratamientos sólo ayudan a disminuir los síntomas mientras que nuestro sistema inmunitario lucha contra el virus. 

Para evitar que nos dañen de forma irreversible y nuestro sistema inmunitario se vea colapsado hasta provocarnos la muerte, podemos actuar preventivamente de dos formas:

Disminuyendo el número de virus que puedan penetrar en nuestro organismo y/o neutralizando su sistema de anclaje a nuestras células.

Mediante estos procedimientos, nuestro sistema inmunitario podría responder satisfactoriamente eliminando el virus y creando las defensas necesarias específicas contra una supuesta reinfección.

Disminución del número de virus:

Medidas físicas, con ellas se puede disminuir drásticamente el número de virus que potencialmente nos pueden infectar, es decir cualquier cosa que interpongamos entre el virus y nosotros, (mascarillas, mamparas, cristales, etc…) o alejándonos de zonas o personas potencialmente infecciosas (distanciamiento social).

Medidas higiénicas, con ellas diminuimos el número de virus que podemos acercarnos a nuestra nariz, ojos o boca, después de tocar o estar en contacto con cosas o personas contaminadas (lavado de manos, geles desinfectantes).

Disminución de la carga viral, aquellas medidas que van encaminadas a disminuir la concentración potencial de virus en el aire, bien ventilando correcta y frecuentemente o, si no es posible ventilar, utilizar  purificadores de aireequipados con filtros de alta eficiencia HEPA (High Efficiency Particulate Air).

Neutralización de su sistema de anclaje:

Se hace oxidando, (destruyendo), de forma irreversible la estructura proteica en forma de corona que le rodea, impidiendo que se pueda fijar sobre nuestras células y nos infecte. Podemos destruir (oxidar) con desinfectantes, uno de lo más potentes y conocidos es el cloro, otros como el glutaraldeído, peróxido de hidrógeno, acido peroxiacético, etc… Todos ellos actúan de un modo similar, oxidan la capa proteica, por lo que la destruyen. Pero siempre hay que saber utilizarlos adecuadamente en su concentración, toxicidad, tiempo, manipulación y aplicación. Hay que tener en cuenta que algunos son corrosivos y a veces se requiere su posterior eliminación.

Para mí, uno de los mejores, es el ozonoSu uso no es ni legal ni tampoco ilegal, es alegal (ya que está en periodo de moratoria y aún no aparece en los listados de la ECHA (European Chemicals Agency), esa falta de convalidación oficial es la que impide que las administraciones y organismos oficiales se decanten por su uso. Todo a pesar de que según la Organización Mundial de la Salud, el ozono es el desinfectante más potente contra todo tipo de microorganismos su reconocida eficacia en el ámbito sanitario y de los numerosos estudios científicos que lo acreditan.

Hay que utilizarlo igual que todos los demás, conociendo su concentración, toxicidad, tiempo, manipulación y aplicación, sus grandes ventajas son: producción in situ no hay almacenamiento ni envasado, es un gas por lo que penetra en muchos más sitios fácilmente y no deja residuos, ya que se degrada en oxigeno, además de ser 10 veces más potente que el cloro.

¿CÓMO REGISTRAR Y PROTOCOLIZAR A PERSONAS INFECTADAS?

Implantación masiva y en especial en grupos vulnerables de test de resultado rápido.

La prueba PCR para el SARS-CoV-2, es una técnica de diagnóstico, que permite identificar material genético de este virus en una muestra nasofaríngea, con una sensibilidad del 100%. Aunque en el laboratorio podríamos obtener el resultado entre 2 y 4 horas, debido al gran numero de pruebas y la complejidad del transporte, los resultados no los obtenemos hasta pasados 2 ó 3 días. Por lo que si el resultado es positivo y además hay síntomas, (infección activa), el paciente es capaz de contagiar, habiéndose estado moviendo sin control 3, 4 o más días.

Si el resultado es negativo nos dirá que esa persona hace 3, 4 o más días no tenía restos del ARN del virus, pero puede que se haya contagiado después y ahora esté infectada y contagiando a otras y sin embargo, no tomamos ninguna medida ya que no lo sabemos.

Una modificación es la prueba qPCR similar a la PCR pero su resultado se obtiene entre 40 y 90 minutos, sin embargo debido al alto número de personas, el tiempo de obtención de resultados sería mayor.

Son algo incómodas para el paciente y se necesita personal adiestrado (hisopo nasofaríngeo), la toma en niños es difícil y peligrosa por riesgo de rotura del hisopo. Su manipulación y transporte es delicado, (contenedores homologados bajo la normativa UN3373). Son caras, costando mucho dinero a las administraciones o directamente al paciente. 

TESTS DE RESULTADO RÁPIDO:

Test de Antígeno con muestra de saliva. Identifica la glicoproteina S del SARS-CoV-2. Resultado en 15 minutos. Sensibilidad 90.0%. Especificidad 95.0%.

Test de Antígeno con muestra nasofaríngea. Resultado de 5 a 8 minutos. Sensibilidad 90.2%. Especificidad 100%

Test Serológico o de Anticuerpos a partir de 1 gota de sangre de la yema del dedo. Determinan anticuerpos y su tipo IgG – IgM. Resultado entre 5 y 10 minutos. Se han mejorado notablemente obteniendo una sensibilidad del 90% y una alta especificidad

Teniendo en cuenta que lo ideal, en una fase de elevada transmisión, sería una sensibilidad del 100% ya que informa de falsos negativos, la realización de ambos test (antígeno y anticuerpos) a un mismo paciente, disminuye esta posibilidad de obtener un falso negativo y que realmente sea un paciente enfermo. La especificidad informa de la presencia de falsos positivos.

De la interpretación conjunta de ambos test podemos obtener una clasificación de los pacientes y decidir las pautas individuales y colectivas a seguir.

Un Test de Antígeno negativo y un Test de Anticuerpos negativo nos indica que el paciente no tiene virus ni ha estado en contacto con él y si ha tenido contacto no ha desarrollado inmunidad.

Un Test de Antígeno positivo, nos indica que hay restos de material vírico en ese momento y éste resultado se acompañará, casi siempre, con un resultado de Anticuerpos positivo, pero dependiendo de los valores de IgG – IgM, se podrá clasificar al paciente en una u otra fase de la enfermedad, su nivel de contagiosidad y pautas.

Un Test de Antígeno negativo y un Test de Anticuerpos positivo sólo en IgG, nos indicará que el paciente ha pasado la enfermedad y además tiene anticuerpos, este paciente no contagia, ni puede ser contagiado mientras duren sus anticuerpos. Además a este paciente no habría que vacunarlo ya que en estos momentos tiene inmunidad.

La gran ventaja de estas pruebas es que el resultado se obtiene rápidamente, además las muestras son fáciles de obtener, saliva y 1 gota de sangre de la yema del dedo, lo que las hacen muy ventajosas y nada peligrosas en niños. No se necesita un adiestramiento complejo, no hay transporte, la manipulación es in situ y fácil. Se toman decisiones inmediatas y obtenemos más datos epidemiológicos.

Su coste es de 10 veces menos que una PCR, con un notable ahorro de dinero público y privado, por lo que se gana capacidad de podérsela realizar a muchas más personas.

El objetivo es identificar a personas infectadas, con el fin de poder tomar medidas para controlar la transmisión comunitaria además de evitar el contagio en poblaciones más vulnerables, colegios, residencias, hospitales, policía, centros de trabajo, etc.

Hay que tener en cuenta que estos resultados, al igual que el resto de pruebas diagnósticas del SARS-CoV-2, deben ser valorados por un médico. 

Una medida importante y sin coste, sería la implantación colectiva de la app RADAR COVID en todos los teléfonos móviles, ya que nos avisa de haber estado cerca de una persona que ha dado positivo. 

Dr. Julio Abad

Médico

Deja una respuesta